DEFICIENCIA DE LITIO PDF Imprimir E-mail
Jueves, 12 de Julio de 2012 11:51

El litio, metal blanco como la plata, se ha convertido en un amigo fiel de la psiquiatría, ya que cura y previene la psicosis maniaco-depresiva.
En 1863, se detectó la presencia de litio en vegetales, ya en el siglo XX se determinó la presencia de este mineral en tejidos humanos, sobre todo en los órganos más importantes como el cerebro y todo el sistema nervioso, el hígado y glándulas suprarrenales.

Las sales de litio se usan en psiquiatría como reguladores del humor. El litio tiene una acción sobre el metabolismo de los neurotransmisores y actuando en el sistema nervioso, si los niveles de litio se ven alterados, la persona puede caer en periodos de euforia e hiperactividad en la primera etapa y de fuertes depresiones en la segunda.

Hablando de alimentación, por medio de la dieta podemos garantizar una ingesta adecuada de litio y proporcionar un buen ánimo diario y por que no, un muy buen humor cada día. Es importante el consumir alimentos que sean una buena fuente de litio, como:

- Cereales integrales (arroz, trigo y maíz)
- Leguminosas (frijoles, garbanzos, lentejas, habas y chícharos)
- Alfalfa (hojas y semillas)
- Germinados de cereales
- Vísceras de animales (riñón ó el hígado)
- Hortalizas (papas, los nabos, tomates, pimientos rojos y berros)
- Plantas aromáticas (romero, tomillo y jengibre)
- Frutas (fresas, frambuesas, moras y grosellas)

Obviamente, nadie asegura que consumiendo gran cantidad de estos alimentos ricos en litio se evite la psicosis maniaco-depresiva. La alteración en los niveles de litio no es la única causa de este desorden, pero una ingesta adecuada de este mineral seguramente ayudará a mantener nuestro equilibrio emocional.

El litio tiene efectos secundarios poco importantes (nauseas, diarrea, temblores) y generalmente se manifiestan al principio del tratamiento de suplemento con litio. Si se está consumiendo algún suplemento de litio, es importante no incrementar o disminuir las dosis por iniciativa propia, ya que puede traer efectos graves como intoxicación en caso de incrementar la dosis de este mineral, alterando al sistema nervioso y posiblemente llegando a coma.

El litio también es muy usado para tratar el insomnio, síndromes musculares provocados por tensión, migrañas, ansiedad, angustia, disminución de las facultades intelectuales, agitación, melancolía, fobias y obsesiones.

POR: Montserrat Astigarraga

 

Bookmark and Share

Contador de Visitas

contador de visitas