COSMOPATÍAS: TRATAMIENTO PDF Imprimir E-mail
Jueves, 10 de Marzo de 2011 18:29

En los últimos años son cada vez más frecuentes las informaciones que apuntan hacia la posible nocividad para la salud humana de la llamada “contaminación electromagnética”.

Tradicionalmente han existido personas que, en diferentes culturas y regiones del mundo y en todas las épocas, han sabido detectar las zonas de la tierra más o menos favorables para vivir o construir una casa. Desde el antiguo Feng-Shui y los zahoríes, hasta los modernos radiestesistas y geobiólogos, todos se han dedicado, con diferente grado de especialización, a contribuir al bienestar humano en cuanto a la relación con el entorno y a la ubicación de su hogar o lugar de trabajo.
Hoy en día existen nuevos retos dentro de las ciencias del hábitat, ya que, además de las tradicionales energías ambientales y terrestres, el ser humano ha creado un nuevo modelo de espacio, transformando completamente la energía del mismo, primero a través de la electrificación, más tarde con la incorporación de las señales de radiofrecuencia (TV, radio, radar..., etc), y en los últimos años mediante la implantación de la telefonía móvil y los sistemas “sin hilos” (microondas, bluetooth, wireless, GSM, UMTS, 3G..., etc). Si bien el avance técnico nos ha traído enormes ventajas y debe continuar, la realidad biológica es que nuestro organismo no se ha podido adaptar a todos estos cambios. Existen disponibles hoy en día varios miles de estudios que vinculan la contaminación electromagnética y la telefonía móvil con el aumento de diferentes tipos de trastornos, desde alteraciones del sueño, comportamiento, alergias e incluso tumores. Sin embargo sigue la polémica puesto que lo cierto es que también hay una gran cantidad de estudios que no presentan pruebas concluyentes sobre los citados problemas para la salud.
Parece ser que, de cualquier forma, estas radiaciones no afectan por igual a toda la población. El nivel de sensibilidad electromagnética depende de factores genéticos, alimentarios, edad, tiempos e intensidad de exposición... Sin embargo puedo decir, que gracias a mi trabajo como terapeuta natural y con los medios de estudio de los que dispongo en mi práctica diaria, he comprobado que la mayoría de la población muestra valores de estrés bioenergético de origen electromagnético moderados o elevados.
La GEOBIOLOGIA DE RESONANCIA presenta soluciones destinadas a limitar la incidencia en el campo bioenergético de la contaminación electromagnética. Una de las más avanzadas son los dispositivos móviles resonantes.

Dispositivos Móviles Resonantes
Este tipo de dispositivos crean una “matriz espacial esférica resonante” dentro de la cual la contaminación electromagnética patológica es tratada y corregida con una serie de frecuencias sutiles para que se convierta en una energía ambiental más, que nuestro campo bioenergético asimila con toda naturalidad. Este dispositivo de resonancia aural y meta-aural es el fruto final de más de 10 años de investigación. Una herramienta avanzada y versátil para la creación dinámica de espacios sanos a nivel electromagnético. Trabaja desde lo que algunos llaman la matriz sutil de la realidad, el nivel cuántico de la existencia. El dispositivo de pequeño tamaño, bajo la forma de una medalla en plata, se puede llevar encima, o dejarlo en cualquier lugar dentro del espacio que queramos tratar. Crea una esfera segura, cuyo tamaño es de 20 a 22 metros de radio (40 -44 metros de diámetro en todas las direcciones).
La matiz esférica generada por el dispositivo es independiente de las estructuras físicas que existan en su espacio como paredes, suelos, objetos, la propia tierra etc; solo se limita su capacidad correctora entre un 2 y un 5% si se pone el dispositivo dentro de una caja fuerte o caja similar completamente metálica. El espacio electromagnéticamente sano esta vinculado al lugar en donde el dispositivo se encuentra. Dos o más dispositivos colocados en un mismo espacio no entran en interferencia, funcionan de forma individual.
LOS CLIENTES DE LA TERAPIA DE RESONANCIA BIOENERGETICA TIENEN UNA TARIFA ESPECIAL PARA LA ADQUISICION DEL DISPOSITIVO
Algunas personas desarrollan “Alergias Electromagnéticas” debido a una alta exposición. En ocasiones puntuales no es suficiente la corrección de lugares o utilización de dispositivos, necesitándose un programa de desensibilización bioenergética. En estos casos consultar.
 
Hay 5 grandes grupos de energias patógenas que son tratadas desde el punto de vista de la Geobiología de Resonancia. Esta clasificación se asumió a partir del “Balance Polar Electromagnético”, técnica de medicina natural desarrollada por Francisco Ríos, médico colombiano afincado en España.
 
·         Campos electromagnéticos:
Los campos electromagnéticos son áreas de influencia de aparatos o líneas eléctricas, tanto del interior de la casa como del exterior. Entran en las casas habitualmente por las paredes, aunque a veces también por techos y suelos. Su distribución a través del espacio es a partir de formas más bien esféricas. A menudo entran en nuestra casa los llamados CEM-LF, campos electromagnéticos de baja frecuencia que son relatados en la literatura especializada como muy dañinos. Estos campos no provienen siempre de nuestra propia casa, a veces llegan de lejos, de otros edificios o de líneas eléctricas. También existen campos electromagnéticos naturales asociados a tormentas eléctricas o al algunos minerales.
·         Ondas nocivas:
Tienen forma de haces o rayos y pueden ser producidos por aparatos eléctricos, esquinas, objetos inanimados, columnas y techos, la propia estructura del edificio u otros edificios, estaciones de radar, estaciones de radiofrecuencia de radio y televisión...
Estos haces en ocasiones llevan un campo electromagnético asociado. Las ondas nocivas no suelen tener un diámetro muy grande, unos cuantos centímetros, pero generan generan un estrés bioenergético enorme, especialmente si somos expuestos durante horas al día a ellas.
·         Geopatías
Son ondas que emanan de la tierra, debido a corrientes de agua, grietas y al propio diseño energético de la Tierra, como las redes Hartmann y Curry... Llevan un campo asociado muy grande. Emergen siempre por el suelo. Algunas son naturales aunque perjudiciales y otras son el producto del rebote de las radiofrecuencias de los satélites espaciales contra el suelo. Existen energías telúricas que son beneficiosas o neutras para nuestra salud o estados de conciencia, utilizadas desde tiempos ancestrales por los chamanes y guías de las diferentes culturas humanas, éstas no son modificadas por el dispositivo.
·         Cosmopatías
Son ondas que entran por el techo, radiaciones espaciales y la mayoría de las veces generadas por nuestros satélites artificiales. Tienen un índice de estrés bioenergético grande y todavía peor cuando se combinan con otras radiaciones.
 
·         Microondas
Las más modernas de las radiaciones no ionizantes, ya que en su forma natural no representaban un problema. Tienen un rápido efecto sobre el campo energético humano. Provienen de los sistemas de antenas repetidoras de telefonía móvil y fija sin cables. En el futuro no es sostenible que esta tecnología se dé de la misma manera que hasta ahora, ya que tarde o temprano habrá suficientes pruebas científicas que avalen el perjuicio que ocasionan, pero hasta entonces, la única solución es corregirlas. Entran en las casas sobre todo por las paredes y techos en forma de abanicos o planos cortantes, que a veces atraviesan habitaciones enteras. Además las emiten todos los dispositivos móviles o inalambricos.
·         Agresiones de energía psíquica
 
Si bien no son consideradas radiaciones, el dispositivo incorpora también información para la protección de personas contra agresiones psicoenergéticas. Estas agresiones parten desde el campo aural de la otra persona y tienen que ver con el carácter agresivo, manipulador o envidioso.
 
Última actualización el Sábado, 01 de Septiembre de 2012 22:21
 
Contacto

 

Llámenos
(+57)(5)(358 5914)
 
(+57)(312 3566147)

 

Change language

Bookmark and Share

Contador de Visitas

contador de visitas